AEG50

GUITARRA ELECTROACÚSTICA ACERO IBANEZ AEG50

204-906

Precio habitual$ 9,700.00
/
Impuesto incluido.

Modelo: AEG50-IBH

Marca: IBANEZ

Siempre comprometidos con diseñar instrumentos pensando en los músicos, la Ibanez AEG200 representa una continuación de la popular serie AEG. Con un cuerpo de menor profundidad, esta guitarra electroacústica más delgada es ligera y fácil de tocar. 

La AEG50 cuenta con una tapa de pícea con reverso y costados de sapeli, una combinación de maderas que brinda un tono dulce y redondo con un bajo prominente. El mástil de Nyatoh con diapasón de nogal ofrece un funcionamiento y respuesta increíble. Mientras tanto, la Ibanez T-Bar II bajo selleta y el preamp AEQ-TTS impulsan un tono amplificado y articulado. 

La AEG50 también cuenta con un corte suave y profundo que te da acceso a las notas más altas. 

  • Cuerpo AEG con tapa de pícea y reverso y costados de Sapeli
  • Mástil AEG de Nyatoh
  • Diapasón de nogal con incrustaciones de punto blanco, 20 trastes
  • Puente de nogal
  • Rosetón de acrílico
  • Maquinaria de afinación cromada fundida a presión
  • Cejilla de plástico
  • Selleta de plástico
  • Broches del puente Ibanez Advantage
  • Cuerdas Ibanez IACSP6C
  • Calibre de cuerdas .012/.016/.024/.032/.042/.053
  • Espacio entre cuerdas 11mm
  • Afinación de fábrica 1E,2B,3G,4D,5A,6E
  • Pastilla Ibanez T-bar II Undersaddle
  • Preamp Ibanez AEQ-TTS con afinador integrado
  • Jack de salida 1/4" 
  • Envios a toda la republica

Audio iluminación profesional

Holocausto Music

Comunicate con nosotros 5557099046
Whatssap 55 5452 0360

Holocausto Music
Bolivar No. 76 CDMX
Holocausto Music
Bolívar No. 74 Centro CDMX

Algunas reseñas

★★★★

Totalmente recomendable!! una atención muy personalizada

Por

Diana Cortez

★★★★★

Un deleite para el músico

Por

Camilo Hernandez

★★★★★

Vivo al sur de la CDMX, mi pedido lo hice por la mañana y me llego por la tarde

Por

Sebastian Vázquez

★★★★★

Una de las mejores tiendas de música que he visitado, una gran variedad de instrumentos

Por

Carlos cuevas